Precio página web: ¿cuanto cuesta realmente una PÁGINA WEB profesional?

¿Qué vale una página web? Seguramente esta sea una de las preguntas más comunes y más controvertidas del sector. Hay quiénes te dirán que no vale nada, que incluso puedes hacerte una página web gratis con Wix y los más puristas objetarán que necesitas hacer una gran inversión para el desarrollo de una web totalmente a medida hecha en código. Ni tan blanco ni tan claro, veámoslo.

Creación de páginas web baratas: Wix, Blogger y WordPress.com

Empecemos hablando de las soluciones más baratas (o más bien gratuitas). Estas son plataformas que ofrecen al usuario la posibilidad de tener tu propio blog o página web de forma gratuita, con algunas características premium de pago, y están enfocadas a gente que no tiene conocimientos técnicos. De modo, que la creación y diseño de la web es muy sencilla. De hecho, hace unos años publiqué un artículo comparando Blogger con WordPress en sus versiones gratuitas.

Hasta ahora todo parecen ventajas, ¿verdad? ¡Gratis y fácil de usar! Pues no. Personalmente solo recomendaría estas plataformas para proyectos personales (un blog para compartir las fotos de tus mascotas, tus viajes o escribir tus primeras poesías). Si necesitas una página web profesional para tu negocio o para tu marca personal huye de estas plataformas por los siguientes motivos:

Las webs baratas dan una imagen poco profesional

Dan una imagen poco profesional: Al ser plataformas gratuitas vas a tener que compartir el nombre de tu marca con el de la plataforma. Si tu empresa se llama “Azulejos Pérez” no puedes tener la web azulejosperez.com sino que se va a llamar azulejosperez.blogger.com o azulejosperez.wix.com. A parte de ser mucho más difícil de recordar por parte del usuario, es más largo y engorroso y da una sensación de “cutrez”.

El contenido de tu web no es tuyo

El contenido no es tuyo: Con estas herramientas haces una página web, no haces TU página web. ¿Qué quiero decir con esto? El contenido no es tuyo, una vez subas tus imágenes y tus textos a la web, éstos estarán alojados en los servidores de dichas empresas. Ellos te permiten tener tu información en sus servidores, pero ellos son los dueños y pueden cambiar las políticas de uso, puede cerrar la empresa y perder toda la información (como pasó con Tuenti, por ejemplo), o que sencillamente estén viendo toda la información confidencial de tu negocio en caso de que lo tengas subido en la web.

Además, al ser plataformas masivas, si tienes problemas técnicos no podrás recurrir ni obtener asistencia personalizada.

Tus datos podrían no estar seguros

Este punto está relacionado con el anterior, al alojar los datos en una plataforma gratuita y de gran cantidad de usuarios, son un blanco para los hackers. Los datos y perfiles de tus usuarios, las contraseñas o incluso datos bancarios (si los recopilas con una tienda online) pueden verse vulnerados.

Diseños preestablecidos que no disponen de funcionalidades especiales

Por otro lado, hay que reconocer que los diseños de las plantillas que disponemos en estos sitios están muy bien hechas. El equipo de diseñadores y desarrolladores web de estas plataformas hacen un buen trabajo para que se puedan lograr buenos resultados y que sean fáciles de implementar para la gente inexperta.

No obstante, se corre el riesgo de que tu empresa tenga un diseño exactamente igual que el de otra empresa y pierda toda la identidad de marca y la exclusividad.

Además, al ser plantillas básicas y cerradas, no permiten la inclusión de muchas funciones especiales que puedas necesitar. En caso de querer algún tipo de comparador entre tus servicios, calendarios interactivos, gestores de cita previa, etc… puedes verte limitado en estas plataformas.

Se llevan comisión por tus ventas

Aunque esto depende mucho de la plataforma, si necesitas una tienda online y quieres hacerla de modo gratuita, tienes que optar por plataformas como Wix, Shopify, etc. Estas plataformas se llevan su comisión de las ventas o algunas tienen planes de pago los cuales tienes que pagar de forma mensual para poder tener activa tu página web. Con una tienda online profesional, tu eres el dueño de la página, no tienes que compartir los beneficios con nadie.

¿Cuánto cuesta una pagina web? Diferencia entre un presupuesto de página web barato vs. presupuesto caro

Puede que tengas la idea que hacer una página web es algo sencillo, que se puede hacer en pocas horas y de forma fácil, rápida y barata. Pues bien, eso es cierto si usamos las plataformas que hemos hablado hasta ahora.

Para la creación de una web profesional hay que tener en cuenta muchísimos más detalles, y para ello es importante recurrir a un buen profesional que te asesore y te aconseje a tomar la decisión correcta.

Una página web es el pilar fundamental de la presencia online de tu marca, y si eres una tienda online, la estructura web lo es todo.

Así pues, desgranemos punto a punto todo lo que hay que tener en cuenta para crear una página web y el coste que puede suponerte.

Elección del dominio y del hosting

Elegir un buen dominio es fundamental, tiene que ser un dominio con el nombre de tu marca o de tu negocio. Hazlo fácil, que sea corto y claro, no incluyas guiones, palabras complejas o letras inconexas. Piensa en el usuario.

A parte del nombre tienes que tener en cuenta la extensión es decir, lo que sigue al nombre en sí. Si usas una extensión territorial tendrás más posibilidades de posicionarte para ese territorio, ya que Google tiene eso en cuenta. Al usar un .ES te ayudará a tener resultados en España, pero igual pierdes algo de notoriedad en otros países. Por otro lado, un .COM tiene la misma notoriedad a nivel mundial. Si dudas, yo te recomiendo siempre el .COM.

Un dominio tiene un precio medio de 10€ al año. Este sería el primer gasto de mantener tu página web.

La elección del hosting es muchísimo más compleja, hay que tener en cuenta la calidad de los servidores, la velocidad de carga, el almacenamiento, la seguridad ante posibles ataques electrónicos, el soporte técnico, etc. Los precios pueden variar considerablemente desde hostings lowcost como Hostalia por 2€ al mes, hasta lo que nos queramos gastar. Un precio medio de un alojamiento web de calidad, serían 150€/año, para que te hagas una idea.

Para elegir la mejor opción, habla con tu diseñador web y consideráis cuál es mejor en base a las expectativas de la página web (si va a tener mucho tráfico, es importante contar con un gran hosting), si se trata de una página con muchas imágenes y vídeos propios, tiene que priorizar la capacidad de almacenamiento.

Así que en el precio de la página web tienes que añadir esos gastos fijos al año y lo que te cobre el diseñador o informático para llevar a cabo todos los trámites de contratación si así lo hiciera.

Tipo de página web: Tienda online, web corporativa, blog o foro… Dime que necesitas y te diré lo que cuesta

No es lo mismo crear una landing page para promocionar un producto, que crear una web completa, una tienda online o un foro.

Cada tipo de web tiene sus requerimientos técnicos específicos, para hacer una tienda online necesitas crear fichas de producto, configurar los pagos, los impuestos y los gastos de envío, las pasarelas de pago, etc. Con un foro necesitas funcionalidades para crear perfiles de usuario, área privada, etc.

Así que el diseñador deberá seleccionar una plantilla premium que se adapte a las necesidades de tu proyecto y, además, deberéis comprar plugins necesarios para cubrir todas las necesidades técnicas. De modo que una web compleja, aumenta el precio.

Además, en algunas ocasiones puntuales, la plantilla no permite realizar según que funciones y no existen plugins (ni gratuitos ni de pago) para suplir las necesidades del proyecto, en estos casos se debe recurrir a la programación a código (html, CSS, Javascript, PHP…) cosa que supone un coste bastante significativo.

También suelen requerirse pequeños cambios visuales imposibles de lograr con las opciones de la plantilla que el diseñador debe hacer tocando directamente el código CSS de la web.

El tamaño sí importa

O al menos en cuanto a precio se refiere. No es lo mismo una web simple para explicar qué es tu negocio que un blog con cientos de artículos o una tienda online con miles de productos y categorías diferentes. Cuantas más URL diferentes se tengan que maquetar, diseñar y optimizar más caro resultará el presupuesto final. Aquí también hay que decir que no todas las URL valen lo mismo, una sección nueva de tu web costará mucho más que la creación de una categoría para tu blog, pero todo influye en el resultado final.

Costes adicionales: la estrategia que complementa tu web

La página web es el escaparate, pero tienes que conseguir que los clientes la vean. Para ello, las estrategias de marketing digital son muy eficaces y suelen ofrecerse como servicios complementarios al diseño web propiamente dicho. Servicios como SEO o publicidad online ayudan a incrementar el tráfico de tu página web y, por ende, generar más ventas o conversiones. En ocasiones también se aprovecha la creación de una página web nueva para renovar por completo la imagen del negocio, este rebranding es un trabajo de diseño gráfico que también inflará tu presupuesto web.

La creatividad se paga, y la rapidez también

Muchas veces damos por hecho el trabajo creativo del diseñador, pero una web creativa y rompedora lleva mucho más trabajo detrás que una “estándar”. La fase de planificación e ideación se puede alargar dos o tres veces más que para un proyecto normal. Luego, a la hora de llevarlo a cabo, puede suponer un reto técnico que implique mucho más esfuerzo de lo habitual.

La fecha límite y los timmings del proceso se pactan al principio. Un proyecto que tenga prisa por lanzarse va a suponer un coste extra que uno que pueda permitirse 2 o 3 meses de creación ya que el diseñador web puede alternar ese proyecto con otros clientes.

Las revisiones: el sueño de los clientes y la pesadilla de los diseñadores

Aquí me voy a poner serio, ya seas cliente o diseñador, tienes que pactar esto al principio antes de cerrar ningún presupuesto. ¿Cuántas revisiones incluye? ¿Qué se entiende por revisión? ¿Se entregará más de una propuesta?

Al contratar el diseño de una página web, se supone que confías en el criterio artístico del diseñador (por eso le has contratado, en base a tu experiencia pasada, su portfolio, opiniones, etc.) y él va a dedicar su tiempo pensando en una solución para tu página web. Una vez la entrega al cliente, éste puede requerir cambios, que no le guste un apartado, un texto, una imagen o una funcionalidad. Para evitar alargar el proceso de entrega y convertirlo en algo desagradable para ambas partes, hay que saber hasta que punto el diseñador se comprometió a realizar cambios.

La entrega de diversas propuestas totalmente diferentes unas de otras es una gran alternativa y permite al cliente tener más variedad de elección. No obstante, esto supone un incremento bastante elevado en el precio de la página web ya que sería el diseño de dos páginas para un mismo proyecto. Este tipo de propuestas suelen darse más en proyectos de diseño gráfico como logotipos, creatividades o carteles de publicidad.

Las horas invertidas por el diseñador son la guía para tu presupuesto

Al fin y al cabo, todo lo anterior se resume en tiempo invertido. Cada decisión y cada cambio conlleva un tiempo, tiempo que no es gratis. Así pues, cuando contratas el diseño de una página web o de un proyecto gráfico, no estás pagando por el producto en sí, sino por las horas que dicho diseñador va a dedicar a tu proyecto.

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de realizar un presupuesto web es conocer la influencia y la rentabilidad de la marca. No es lo mismo realizar la página web de una ferretería de barrio que la tienda online de una gran multinacional. A pesar de que las horas invertidas puedan ser similares, la explotación comercial que va a hacer un negocio y otro del trabajo del diseñador va a ser diferente y, por tanto, la remuneración también variará.

El último factor a destacar que influye en el precio es el caché del diseñador, si se trata de una persona muy conocida y demandada, es probable que sus precios sean más elevados. Mucha gente querrá sus servicios y solo tiene tiempo para unos pocos clientes, por ello, se quedará con aquellos usuarios que estén dispuestos a pagar el precio más elevado.

Precios presupuesto página web

Como hemos visto hay muchísimos factores que influyen en el precio de una página web. Pero sé que estás deseando que te diga cifras, números, quieres hablar de dinero, ¡ok!

Pongámonos en el precio de partida para una web muy sencilla (una One Page o una landing de producto), su coste sería de unos 300€ o 400€ aproximadamente. Para una web corporativa los precios rondan entre 500€ y 900€.

Si estás buscando una tienda online, el precio base sería de unos 800€ y subiendo, en función del número de productos, si hay venta internacional, etc.

Estos son los precios normales y económicos si hablamos de diseñadores Freelance, si queremos los servicios de una agencia de Marketing y publicidad el coste puede aumentar bastante, con unos precio de entre 1000€ y 5000€ por una web.

En mi caso, puedes obtener el diseño de una página web desde solo 350€Sitios web profesionales en WordPress totalmente personalizados y optimizados para SEO.

 

En conclusión, ¿crees que una web barata sigue siendo la mejor opción?

Ahora ya sabes todo el trabajo que hay detrás de una página web profesional, ¿Sigue pareciéndote cara?

Olvídate de esos “profesionales” que te prometen una web completa, funcional y totalmente personalizada por 80€ (¡o menos!). Teniendo en cuenta que el precio medio por hora de un diseñador es de 20 o 25 euros la hora, ¿consideras que tu proyecto se merece tan poca atención?

Seguramente a los tres meses querrás volver a cambiar el diseño porque no tendrás los resultados esperados, fallos técnicos o un soporte técnico inexistente. Ya lo dice el refrán: lo barato sale caro.

Sin comentarios

Escribe un comentario

Acepto la política de privacidad.

RESPONSABLE: Gerard Mayans Campins FINALIDAD PRINCIPAL: Publicación del comentario y conocer tu nombre para poder responderte de forma personalizada. También puedes publicar de forma anónima sin rellenar ningún campo. LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal. *